miércoles, 17 de marzo de 2010

Gaviota


"Es necesario saber cuando una etapa de la vida llega a su final. Si nos seguimos aferrando a ella testarudamente despues de que la necesidad ha pasado, perdemos el gozo y el significado de lo demas. Y, tomas el riesgo de ser sacudido de vuelta a tus sentidos por Dios."

Paulo Coelho (La Quinta Monta~na)




video

viernes, 12 de marzo de 2010

Carrusel

CARRUSEL. Un carrusel, tiovivo o calesita es un medio de diversión consistente en una plataforma rotatoria con asientos para los pasajeros.


Música.
La brisa suave del otoño
El olor de algodón de azúcar y de palomitas de maíz.
Los ruidos propios de una feria parroquial.
Un carrusel, dando vueltas y un abuelo con su nieta.
El circulo de la vida.

Mis mejores recuerdos cuando comencé la aventura de ser madre usualmente envuelven a mi suegro y a mi hija y casi siempre son simples pero mágicos, así como una feria parroquial en nuestra iglesia, St. Timothy, o en la playa, en un lago, en un parque, o simples momentos de la vida de todos los días que formaron parte de nuestra historia juntos. Aunque en realidad nunca me vi a mi misma como madre, y en realidad no estaba apurada en tener hijos, tuve mi primera experiencia con ser “abnegada” cuando Raci y yo decidimos ofrecerle a mi suegro la oportunidad de disfrutar una nueva vida cuando la de el se estaba terminando. Al ofrecerle a el un chance de realizar un sueño, la vida nos dio en retorno la suerte de crecer y de ser mejores seres humanos. El recibió la llegada de nuestra hija como un nuevo comienzo, como un renacer a su propia vida y tuvo el valor de disfrutar esta aventura que llegaba a el como si fuera un niño de nuevo, con los ojos de la inocencia propios de una criatura.

La verdad, habría sido difícil encontrar a alguien mas ensimismado con un niño como el lo estaba; jugando, disfrutando, valorando cada momento como si fuera el ultimo, el convertía cada día en un milagro, con la certeza, que todos deberíamos de tener, que cada momento podía ser el ultimo. El estuvo ahí para ella todo el tiempo, cada momento de cada segundo, por siete años, hasta que el Señor lo llamo de nuevo a casa. Cuando se fue, lo sentimos, lo extrañamos, deseábamos tener de nuevo su amorosa presencia y aunque el se había ido, nos había dejado los recuerdos de tardes especiales como las de las ferias parroquiales de St Timothy, las de años ya pasados…momentos llenos de su presencia, de su forma de ser tan familiar…momentos en los que nunca pensamos que tendríamos que decir adiós. Estos son los momentos que hacen que la vida valga la pena vivirla; esos momentos que suceden cuando no estamos poniendo atención; esas tardes de domingo en el que el mundo parece que llega a un alto y puedes disfrutar en realidad la magia de un carrusel, que te invita a soñar, a soltar las riendas y a disfrutar el viaje.

domingo, 7 de marzo de 2010

Caminando y descubriendo....

No me gusta hacer ejercicios. Me encanta comer. Mala combinación! Especialmente después de los cuarenta, o haces una cosa, o dejas de hacer la otra pero hay que tomar una decisión, ya no solo por los “looks’ sino para no morirse de un ataque al corazón! Definitivamente que no dejare de comer, así que he decidido que tengo que hacer mas ejercicios…comenzando por caminatas aburridas en una caminadora, en un frío garaje en el medio del invierno no fue un buen comienzo pero poco a poco, empecé a apreciar esos momentos de soledad matutina, de silencio y oportunidad de crecimiento interior. Mis caminatas por la mañana se tornaron en momentos “míos” en los que sola con mis pensamientos le daba rienda suelta a mis emociones y creaba endorfinas que me duraban todo el día, dándome razón para seguir adelante. Poco a poco fui descubriendo que nunca es tarde para romper los esquemas y que si bien no era necesario disfrutar de una caminata, tampoco tenía que ser alérgica! Ahora que el clima esta cambiando y la llegada de la primavera trae consigo un nuevo renacer, el deseo que caminar afuera es mas fuerte que nunca. Cuando salgo a caminar en las calles semi-rurales de mi vecindario, encuentro por todas partes la oportunidad de estar agradecida por la vida, por la creación y por cada día en el que puedo cambiar mi existencia para mejorar, para ser luz y para un balance entre lo que me da plenitud y lo que es real. Nunca he sido una de esas personas que disfruta de la naturaleza, y siempre estaba muy ocupada para “oler las flores” como dicen en Ingles, pero ahora si lo hago. Ahora si, veo la naturaleza y huelo las flores y sobre todo, he aprendido que todos estamos conectados con el alma del mundo. Somos uno solo y he aprendido a escuchar la voz del universo. Una jornada que comenzó por obligación es ahora un placer y algo bueno para mi alma y para mi espíritu. No se si llegare a ser un “hiker” profesional o si tan siquiera estaré en forma para correr un maratón, pero de una cosa si estoy segura, mi espíritu es mas fuerte gracias a que mi cuerpo no es perfecto y en la lucha por mejorar mi exterior, mi interior es también beneficiado – esto si es de ganadores!





Las vistas de mis caminatas!!!!

Hot Dogs por la mañana!

Percepción. Todo es del color con que se miren las cosas. Ahora estoy más convencida de eso! He decidido que las batallas, las buenas y las malas, que peleare de ahora en adelante seran escogidas y muy seleccionadas…no se puede pelear por todo y atacar como un gladiador cada vez que algo no es normal o aceptable y verdaderamente pedir un hot dog en el desayuno no constituye razón para pelear. Yo se que las buenas madres deben de asegurarse que sus niños coman un sano desayuno, balanceado, sin mucha azúcar y que llene los niños de energía para sus días largos y llenos de actividad. Creo que un hot dog no llena las calificaciones necesarias para un desayuno balanceado, pero si cumple con la mejor de las misiones, que Frankie coma algo que no sea una paleta o un chocolate que se robe del pantry. Verdaderamente el que mi hijo me pida comerse un hot dog en el desayuno ya es un ritual de todas las mañanas, un ritual que ya me canse de argumentar con las consabidas razones: "el hot dog no es desayuno," "te va ha doler el estomago," "es muy pesado," etc., etc., etc.…a lo cual siempre recibo la misma respuesta: “pero es que a mi me gusta!” Las batallas con mis hijos son en realidad oportunidades de ensenar pero también de aprender y sobre todo, de valorar lo que es importante y lo que no lo es. Lo que es importante aquí no es que Frankie coma cereal, huevos o hot dogs, sino que mi hijo con Autismo habla, se hace entender, y expresa una preferencia y todas esas cosas me dijeron que no esperara que el hiciera cuando nos dieron el diagnostico inicial. Un triunfo contra tan malas predicciones merece una celebración y nada deletrea f-i-e-s-t-a mejor que un par de hot dogs por la mañana!

sábado, 6 de marzo de 2010

Despierta si quieres soñar

Haz click en el titulo para escuchar "se quien soy"


Ahora lo entiendo todo. Al salir de la oscuridad de la confusión, las cosas, pasadas y presentes son mas claras a la luz de la razón. Siempre he sido persona de dicotomías; de expresiones excesivas; demasiado intensa; demasiado contradictoria y netamente emocional. Y siempre me gusto serlo. Nunca me importo si era convencional o no…hasta que un día, me perdí y paso mucho tiempo antes de que me extrañara a mi misma. Me llevo mucho mas tiempo darme cuenta que ya no tenia sueños, que estaba vacía, que no tenia luz, y que no me quería a mi misma porque no me gustaba lo que veía. Como ladrón por la noche, la tristeza, desilusión, desesperanza y monotonía se colaron por mi ventana y todo se torno gris y una vez en el redil, no supe como salir de el. Al comenzar este blog en ingles hace unos cuantos meses empecé a descubrir que era el comienzo de mi despertar, pero encontré algo mas fácil que hacer que removerme las entrañas: socializar en Facebook era mas fácil que esculcar mis sentimientos y darme cuenta que había algo que tenia que componer en mi vida. La fotos en mi perfil eran las de una familia perfecta, sonrisas, niños, salidas, armonía – nada en un Network social es mas profundo que lo que se ve en la superficie y esto se torno suficiente. Estaba tan desconectada que no podía ni recoger las piezas de lo que llegue a convertirme, en un ser esparcido por todas partes y sin dirección. Cuando uno pasa por una etapa difícil, volvemos la vista atrás y se quiere recuperar lo que represento lo mejor de si – la inocencia, la alegría de la juventud, lo brillante, lo emocionante, lo irrealizado, lo inesperado – la emoción de lo que no paso y podría pasar. Quien no cambiaria la monotonía de todos los días, de niños, de platos sucios, de ropa por lavar, de viajes a las tiendas y a la tintorería, por la emoción de recuperar lo que una vez se deseo pero no se pudo tener? Madurar y crecer es darnos cuenta que si algo no se nos da en esta vida, el mundo no se acaba. Es verdad que en la vida a veces no se tiene todo lo que uno quiere pero si se debe de querer lo que se tiene. Hay que florecer donde se ha sido plantado…y a veces, el camino equivocado nos lleva a lugares maravillosos, si le ponemos el empeño y el tesón necesario. A veces, mas que menos, los espejismos eso son…espejismos. Cuando algo es demasiado maravilloso, es más vulnerable y cuando, decepcionados vemos desboronarse lo que esta siendo construido en la arena, volvemos la vista a nuestro alrededor y reconocemos que lo familiar, no es necesariamente mustio o insuficiente, sino talvez en tremenda necesidad de un toque de renovación, de nuevo brillo, de ilusión. Y talvez, quizás talvez, la felicidad esta a la vuelta de la esquina. Así que de ahora en adelante, ya termine con reseñas de crisis de mediana edad y con buscarle tres patas al gato, sabiendo que tiene cuatro – solo por un día, cada día, voy a encontrar algo, de todas las cosas maravillosas que llenan mis días, para darle el sentido necesario a mi existencia, llenándola con la luz que viene de adentro y no de un reflejo irreal de lo que brilla pero no es necesariamente oro. Salir de la oscuridad es un renacer pero quedarse caminando en la luz es verdaderamente una batalla que sabre ganar.