lunes, 13 de octubre de 2008

La Botas de Barry



Esta mañana fue una de las típicas mañanas del otoño de Seattle, gris, lluviosa y con mucho viento.  En cuanto abrí la puerta del garaje, los niños se dispusieron a buscar sus botas de lluvia para protegerse del frío y del agua.  Después de una bella primavera y un glorioso verano algunas cosas además del clima han cambiado..las botas de Frankie no le quedaron.  Por supuesto, este fue el trauma del dia, porque no habría forma de obligarle a usar zapatillas cuando sus hermanos lucian sus brillantes botas.  Después de dejar a los demás en la escuela, me dispuse a ir a nuestra tienda de descuento preferida a buscar las benditas botas en el tamaño adecuado de Frankie.  Resulta que Frankie paso de ser un tamaño cinco a ser un siete – con razón el pobre niño decía “OUCHI, OUCHI” y no había quien lo metiera en las botas!  Después de buscar el nuevo tamaño en el mismo color de las anteriores – por supuesto azul oscuro con las puntas rojas para pegar con sus abrigos – Frankie descubrió las botas de “Barry.”

“Mira, Mira!” me grito emocionado con su ingles entrecortado, “Esas son las que quiero, las botas de Barry!”  Y yo, perdida como perro en procesión no sabia que demonios estaba diciendo.  Por orden de eliminación, me di cuenta que hablaba de unas botas negras con puntas amarillas – en lo absoluto hubiera considerado comprar unas botas tan horrendas, llamativas y que no pegaban con nada , pero indague un poco mas para saber que tenían que ver las botas con un tipo llamado “Barry.”

Bueno, pues resulta que mi querido geniecito, estaba refiriéndose a Barry B.  Benson, la abejita protagonista de la película “The Bee Movie,” ya que los colores negro y amarillo son los colores que Barry usa en su vestuario, como toda respetable abeja debe de hacer – Black and Yellow, Fellow!  No tuve mas remedio que reírme y comprar las odiosas botas porque dos cosas maravillosas habían pasado en ese momento en una tienda de descuento, en una mañana lluviosa de Octubre:  Primero, mi hijo no era daltoniano – y no se rían, mi papa lo es!  Por otro parte, mi niño autista estaba usando su imaginación a toda velocidad.  Que yo sepa, Barry B Benson no usa botas pero de ahora en adelante, las brillantes botas negras con amarillo serán conocidas como “las botas de Barry” y mi hijo las usara con mucho orgullo cada vez que llueva en Seattle, que en la opinión de muchos, es mas o menos 365 días al año!