miércoles, 13 de octubre de 2010

Quedarse quieto y no hacer nada

"Quedarse quieto" y "no hacer nada" no son la misma cosa. No he oído esto de alguna enseñanza del Dalai Lama, sino que de Jackie Chan. Jackie Chan podría no ser la mejor fuente de consejos relacionados con el Zen, pero desde que vi la nueva versión del Karate Kid este fin de semana, he estado pensando en esa línea de la película. Un querido amigo mío siempre está hablando sobre los signos del universo - es un fan de Paulo Coelho, por supuesto - pero yo nunca esperaría recibir mensajes profundos de una película mundana como el Karate Kid. En realidad, las señales están por todas partes y vienen en todo tipo de envolturas, sólo tengo que estar quieta y escuchar.

Quedarme quieta es un concepto nuevo para mí. Si me conoces, tú sabes que yo soy todo pero nunca quieta. No hacer nada no esta en mi manual de vida - tengo récords mundiales para el embalaje y desembalaje de una casa entera, puedo limpiar rápido y bien, puedo obtener una "lista de tareas pendientes” y completarlas en un instante. Soy una persona en movimiento - una emprendedora y me gusta echar las cosas a rodar. Ahora, quedarme quieta, eso si es difícil para mí. En este momento de mi vida, me enfrento a muchos retos y situaciones que requieren más calma que tomar acción. No puedo apresurarme y siento todo el tiempo que estarme quieta SI es lo mismo que no hacer nada. Pero ya ves, yo no estoy haciendo nada, sólo estoy….pues, quieta. Las cosas están cayendo en su lugar como grandes piezas de un rompecabezas y me siento como que quedarme quieta me ayuda a observar mejor esta lluvia loca de acontecimientos que se derraman a mi alrededor. Cuanto más me quedo quieta, mejor es la vista – ya no es borrosa por mi corre-corre usual, haciendo mucho y sin lograr nada. Cuando estoy quieta, estoy ganando fuerzas, para que cuando llegue el momento de levantarme y correr, voy a saber exactamente dónde voy y eso me va ha ahorrar tiempo. La quietud promueve la paz interior y el silencio del alma, da la claridad necesaria para entender cual será el siguiente paso.

Pensé que había terminado un viaje loco con los años de intervención temprana de Frankie, pero ahora me doy cuenta que el viaje acaba de empezar. Si yo no me quedo quieta en este momento, seguiré perdiendo la visión del conjunto y sólo podré ver destellos rápidos que parpadean delante de mis ojos. He cometido ese error antes, una y otra vez. Me han dicho en el pasado que yo siempre disparaba antes de apuntar; ahora estoy probando no disparar todavía, procurando identificar el blanco, confirmar el ángulo, usar la fuerza necesaria en el momento adecuado....Estar quieta y no hacer nada definitivamente NO es lo mismo.

Gracias, Sr. Chan.

3 comentarios:

Isidro A Urtecho Mendoza dijo...

Maravilloso, no sabes la grandeza de tus palabras en este blog, Que Dios te siga derramando sabiduria, paz y quietud, te felicito, sigue caminando, aunque creas que estas quieta, el universo entero esta en movimiento a tu alrededor y dentro de ti esta naciendo una mejor persona, no lo dudes, y recuerda no estas sola, Cristo esta contigo...

ORFA dijo...

amen. :-)

Anónimo dijo...

Simplemente sensacional, el hombre por naturaleza es muy "movido" algunos de manera negativa y la gran mayoría constructiva-positiva, en este caso eres una de estas ultimas, gracias por compartir lo mejor de ti...