domingo, 7 de marzo de 2010

Hot Dogs por la mañana!

Percepción. Todo es del color con que se miren las cosas. Ahora estoy más convencida de eso! He decidido que las batallas, las buenas y las malas, que peleare de ahora en adelante seran escogidas y muy seleccionadas…no se puede pelear por todo y atacar como un gladiador cada vez que algo no es normal o aceptable y verdaderamente pedir un hot dog en el desayuno no constituye razón para pelear. Yo se que las buenas madres deben de asegurarse que sus niños coman un sano desayuno, balanceado, sin mucha azúcar y que llene los niños de energía para sus días largos y llenos de actividad. Creo que un hot dog no llena las calificaciones necesarias para un desayuno balanceado, pero si cumple con la mejor de las misiones, que Frankie coma algo que no sea una paleta o un chocolate que se robe del pantry. Verdaderamente el que mi hijo me pida comerse un hot dog en el desayuno ya es un ritual de todas las mañanas, un ritual que ya me canse de argumentar con las consabidas razones: "el hot dog no es desayuno," "te va ha doler el estomago," "es muy pesado," etc., etc., etc.…a lo cual siempre recibo la misma respuesta: “pero es que a mi me gusta!” Las batallas con mis hijos son en realidad oportunidades de ensenar pero también de aprender y sobre todo, de valorar lo que es importante y lo que no lo es. Lo que es importante aquí no es que Frankie coma cereal, huevos o hot dogs, sino que mi hijo con Autismo habla, se hace entender, y expresa una preferencia y todas esas cosas me dijeron que no esperara que el hiciera cuando nos dieron el diagnostico inicial. Un triunfo contra tan malas predicciones merece una celebración y nada deletrea f-i-e-s-t-a mejor que un par de hot dogs por la mañana!

1 comentario:

Ookami-zero dijo...

Me alegraste el dia...voy a preparame unos hot dog para el desayuno