lunes, 4 de octubre de 2010

La loteria, mi corazon y mi tesoro



Así que aquí esta un artículo que escogí al azar.

La lotería – quien no sueña con ganarla algún día? Todo lo que tienes que hacer para conseguirlo es jugar! Eso es todo.

Tengo una historia divertida sobre la lotería, Cuando yo trabajaba en recursos humanos, solía disfrutar las orientaciones de los nuevos empleados - era muy divertido para mí! Uno de mis juegos favoritos para romper el hielo era preguntarle a cada uno de ellos que harían si yo les daba un millón de dólares ese día, ya sabes, como ganar la lotería – Al comienzo todo el mundo decía cosas bonitas como querer ayudar a sus familias, comprar una casa, pagar las deudas y hasta comenzar su propio negocio, pero las respuestas que yo mas disfrutaba eran las “divertidas.” Algunas personas realmente entendían el propósito del juego y hablaban de lo que deseaban secretamente en su corazón – compartían sus deseos de diversión, de viajar, aprender a tocar un instrumento, regresar a la escuela a estudiar algo que no tenía nada que ver con su carrera actual, e incluso algunos querían llegar a ser escritores o cantantes! Siempre había alguien que quería conseguir un estiramiento facial, tal vez una liposucción, mientras que otros querían comprar un coche deportivo caro, un barco o una motocicleta. Entre mas locos eran sus deseos, más divertido se ponía el juego. Cuando recibimos un millón de dólares y se nos permite hacer los sueños realidad, los verdaderos deseos de tu corazón salen a flote libremente…y a quien no le gusta soñar? Pero aquí está el meollo del asunto... siempre tenemos miedo de hacer nuestros sueños realidad, porque los vemos como eso, como sueños solamente, como deseos irreales que sabemos no discutir con los demás para no parecer inmaduros o simplemente irresponsables. Estamos demasiado ocupados haciéndole frente a la vida que es más fácil vivir de un modo pasivo que tener conciencia proactiva. Cuando lo dejamos al azar, como ganar la lotería, no sólo podemos pagar por las cosas realistas y responsables como saldar deudas y mandar a nuestros hijos a la universidad, pero también podemos darnos el placer de las otras cosas, de las cuales nunca hablamos. Ni las cosas prácticas, ni los sueños locos son imposibles de obtener sin la lotería, sólo que se tardan más tiempo y requieren esfuerzo y paciencia, además de un buen plan para conseguir realizarlos. Todo comienza con saber lo que quieres y es realmente eso, la parte más difícil.

Cada vez que jugábamos el juego del millón de dólares, también recuerdo que los empleados querían saber qué iba a hacer YO con el dinero, si me tocaba ganarlo a mí. Mi respuesta era siempre la misma....por seguro que me voltearía y se lo entregaría a mi esposo o mi padre, "ellos si sabrían qué hacer con él." Pensaba que esta era una manera divertida de terminar el juego, y todos nos reímos mucho con mi respuesta - la triste verdad es que yo realmente no tenía ninguna prioridad que fuera mía, aparte de las que me eran dictadas por los demás. Esto fue sorprendente para mi ya que soy bien conocida por tener muchos planes, por lo general el Plan A es sólo el principio, también tengo el Plan B, Plan C y, por supuesto, un plan de emergencia para cuando los tres primeros no me funcionan! El problema es que mis grandes planes los hago para obtener objetivos prácticos y razonables. Por lo general, benefician a otras personas y tienen que ver con cuestiones “adultas.” Yo no tenía planes de diversión. Por encima de todo, yo no tenía un plan para mí misma porque no tenía ni idea de lo que me hacia feliz. ¿Cuáles eran los deseos de MI corazón? Me di cuenta en ese momento que estaba en aprietos. No tenía deseos, ni sueños…no tenía nada que me perteneciera solo a mí. En medio de una vida muy ocupada y "significativa," me encontraba vacía. Yo estaba inconsciente de mi propio yo y era feliz haciendo que los demás fueran felices. En un momento u otro, te das cuenta de que ser hija, esposa, o madre no te define como persona – estos son sólo los sombreros que usamos en un momento dado en nuestras vidas, pero la cabeza que lleva estos sombreros también está conectada a un corazón, el cual se encuentra justo donde esta tu tesoro. Si no encuentras ese tesoro, tu corazón no tendrá un hogar y así se quedara hasta que te tomes el tiempo para entender todo esto. Tarde o temprano, lo tendrás que hacer.

Me complace informarles que últimamente he estado deseando ganar la lotería como nunca antes. Esta vez, si tengo un plan para el dinero. Ya no quiero que mi esposo o mi papá decidan qué hacer con él. Esta vez si puedo ver claramente lo que quiero hacer con mis millones. Ahora estoy segura que he definido lo que me hace, a MI, Orfa Báez, muy, muy feliz y no necesito la lotería para hacerlo, solamente me daría un empujoncito para llegar más rápido. Ahora, se que tengo más posibilidades de que me parte un rayo que de ganarme la lotería, así que debo seguir tratando de alcanzar esas cosas locas que me llenan y me dan felicidad por mi cuenta. Si, se que mis deseos podrán ser ingenuos, infantiles o irresponsables, eso no importa mucho, ya que proporcionan un hogar para mi corazón y donde esta mi corazón, ahí esta mi tesoro!